¿Ha muerto la descarga directa? 10 servicios de almacenamiento de la época de Megaupload que siguen existiendo

¿Descarga directa? ¿Qué es eso? Algunos millennials ya ni sabrán en qué consiste este añejo concepto. Escuchad atentamente: antes, en vez de consumir series y películas en servicios de streaming legales, la gente se las descargaba de ignotos sistemas de almacenamiento de archivos. Para explicarlo rápidamente, había dos grandes servicios: Megaupload y Rapidshare. Y, tras ellos, un montón de parientes pobres, a los que recurrías cuando la Policía de los Derechos de Autor borraba los enlaces de los dos grandes.

Hasta 2012, aparecieron centenares de servicios similares a Megaupload. Más o menos permisivos con lo que subías. Más o menos rápidos en las descargas. Pero siempre con la misma mecánica: el usuario sube un archivo, se genera un enlace público y cualquiera puede descargarlo en cuestión de minutos. Cuando el FBI cerró Megaupload (parece que haga siglos, pero sucedió en marzo de 2012), había multitud de clones similares. Algunos de ellos, oh, sorpresa, siguen existiendo a día de hoy.

Muchos han caído desde entonces. Un servicio de almacenamiento muere en Internet todos los días. La mayoría simplemente se desvanecen. Otros intentan reconvertirse en servicios “serios” de hosting en la nube, a la manera de Dropbox o Cloud Drive. Unos cuantos siguen aprovechándose de su enorme fondo de archivos para cobrar por descargar a los que por allí se aventuran, que son cada vez menos. El último en sucumbir  a esta tendencia ha sido el francés 1fichier, el más usado en el país vecino. Podrá seguir usándose solamente previo paso por caja. Se suma así a otras webs con solera que ahora son de pago, como Novafile. ¿Alguien paga por contenidos pirateados cuando ya puede acceder a ellos en plataformas legales? Hay gente para todo.

Esto es una estafa APM

Y hay unos poquitos servicios que siguen funcionando tal y como lo hacía Megaupload. Como si nada, continúan almacenando archivos, mayoritariamente protegidos por el copyright, que los vetustos internautas que todavía tienen instalado en sus ordenadores JDownloader siguen descargando y almacenando. Terabytes y terabytes de contenidos, como una versión digital del terrible síndrome de Diógenes. Si eres de los supervivientes de esta especie, seguro que conoces los servicios que vamos a repasar a continuación.

Mediafire

Logo Mediafire

Sí, Mediafire sigue en activo, y funciona como lo ha hecho siempre. Sin el más mínimo cambio en su interfaz (aunque tienes que tener cuidado con los despreciables pop-ups). Sufrió un borrado masivo de archivos protegidos por derechos de autor en 2012, tras la caída de Megaupload, pero, después, muchos usuarios han seguido subiendo sus archivos personales, así como otros amparados por el copyright. Esta web americana, que se lanzó en 2006, sigue estando a día de hoy  entre las 200 páginas más visitadas de Internet. Tiene más de 43 millones de usuarios registrados, gracias a su usabilidad y velocidad de descarga. Una reliquia viviente.

Zippyshare

Zippyshare Logo

Zippyshare es otro sistema de almacenamiento tremendamente popular entre aquellos navegantes que pasan del streaming. Como en el caso de Mediafire, sigue siendo tal y como el día que se lanzó, a finales de 2006. Muchos archivos se han ido borrando, pero es relativamente sencillo encontrar entre todo lo que almacena películas y música que no han subido precisamente sus autores. Muy utilizado por los, ejem, melómanos, porque las canciones que se almacenan en esta web se pueden escuchar directamente sin ser descargadas, funcionando como una especie de buscador de MP3 (que también están en horas bajas).

Depositfiles

Depositfiles Logo

Depositfiles es uno de esos servicios entrañables con los que tardas años en descargar cualquier archivo. Eso si logras acertar sus absurdos captchas. También tienes un servicio Premium para librarte de ellos y descargar más deprisa. Es probable que nadie en el mundo lo contrate. Nació en 2006 y su interfaz ha cambiado bien poco desde entonces. Tiene una versión en español y es muy popular en toda Europa. Después de la debacle que supuso el borrado masivo de archivos posterior a la defenestración de Megaupload, que también le afectó, ha seguido almacenando más o menos lo mismo que antes. Quizás no encuentres muchas pelis americanas, pero otro tipo de contenidos protegidos, como videojuegos o programas informáticos, están a la orden del día.

4Shared

4Shared logo

4shared es un servicio entrañable: tiene una interfaz horrorosa (ahora está trasnochada, pero ya era espantosa en sus inicios) y su usabilidad deja bastante que desear. Pero sigue haciendo las delicias de aquellos que se pasan el copyright por el arco del triunfo. Se ha intentado reconvertir en un hosting en la nube convencional (como casi todos los de esta lista, por otra parte), pero sirve, básicamente, para almacenar diversos formatos de vídeos y música con derechos de autor. Eso sí, tendrás que registrarte para usarlo. Como Zippy, posee la funcionalidad de escuchar la música almacenada en sus servidores. ¿Sirve de algo esto cuando no puedes hacer playlists y tienes prácticamente toda la música del mundo en Spotify?

Uploaded

Uploaded Logo

Uploaded es un servicio similar a Depositfiles, con una velocidad de descarga desquiciantemente lenta y captchas a cascoporro. No obstante, gracias a JDownloader o gestores similares, puedes dejar descargando los enlaces, y, con suerte, después de un fin de semana, tienes el archivo que buscabas en tu ordenador. Uploaded es propiedad de Cyando, una empresa suiza que también ha tratado de “maquillar” su servicio como serio y decente. Pero sigue almacenando cosas como software, discos, etc., aun haciendo frecuentes barridos para irlos eliminado. Como parte de su Operación Respetabilidad, ha cambiado de dominio, del .to (De Tonga, un país en Oceanía, nada menos) al .net. También ha hecho amagos de cerrar más de una vez. ¿Hasta cuándo podrán seguirlo disfrutándolo sus usuarios?

Baidu Cloud

Baidu Cloud Logo

 

Baidu es el buscador más popular de China, mucho más que ese otro que usamos siempre por estos lares. Como ese otro, ha lanzado servicios paralelos para complementar su oferta. Entre ellos un servicio de almacenamiento en la nube, llamado Baidu Cloud, ofrecido en los dominios Pan.Baidu o Yun.Baidu indistintamente. Baidu ganó un juicio contra las grandes discográficas, que le acusaban de almacenar canciones con copyright en sus servidores. Pero, como se rige por la legislación china, los americanos perdieron. ¡Pobrecillos! En este servicio se pueden encontrar centenares de miles de archivos protegidos por derechos, sobre todo asiáticos: música, películas y vídeos chinos, coreanos o japoneses. Baidu parece un poco laxo a la hora de respetar el copyright de los esforzados autores del C-Pop, el K-Pop o el J-Pop. Eso sí, sus otrora populares competidores chinos, como 115.com o Xunlei, han borrado todos sus archivos piratas y se han pasado al lado serio de la Nube. ¿Seguirá Baidu Cloud el mismo camino?

Uloz

Ulozto Logo

Procedente de la República Checa, tenemos en activo desde 2007 Uloz. Apesta a vintage y posee una particularidad: tiene un buscador interno, que permite encontrar cualquier tipo de archivo almacenado en sus servidores. En cuanto lo pruebes, te darás cuenta de que hay miles de archivos con copyright, que llevan años allí: pelis, series, música… A pesar de ser checo, también trabaja con la extensión .to, de Tonga. O a lo mejor en esta paradisíaca isla hay una importante colonia de expatriados checoslovacos. Vaya usted a saber.

Yandex Disk

Yandesk Disk Logo

Desde Rusia con amor, encontramos Yandesk Disk, o Ya.disk, servicio con apariencia similar a la de Depositfiles. Es el más usado en Rusia, ya que pertenece a Yandex, el llamado Google ruso. En activo desde 2012, está a medio camino entre el uso personal y profesional y la piratería pura y dura. Algo que también le ocurre a mail.ru, un servicio ruso de correo electrónico con sistema de almacenamiento. Pero claro, si buscas con ahínco, también encuentras contenidos pirateados en Google Drive, que el gigante tecnológico no borra porque no puede estar a todo. Es lo único que lo diferencia de Dios. Existen oscuros servicios, también rusos, mucho más piratas que Yandesk Disk, como Rapidgator o Rusfolder (éste último parece haber muerto en el proceso de redacción de este artículo).

Uptobox

Uptobox logo

 

Si antes hemos mencionado 1Fichier, también desde Francia llega Uptobox, un servicio en activo desde 2011. Ahora es bonito pero ha sido uno de los más horrorosos de la historia de la World Wide Web. También transita la fina línea que separa lo respetable de lo ilegal. Pero sospechamos que vive más de lo segundo. Porque, ¿quién va a suscribirse a su servicio Premium si lo único que quiere descargar son fotos de los colegas? Por cierto, este servidor bloquea a los usuarios americanos desde que, en 2014, Visa y Mastercard le denunciaran. También ha recibido toques de atención de Google y Paypal. Chungo lo tiene.

Turbobit

Turbobit Logo

Turbobit es otra de las webs que han fluctuado con el paso del tiempo y las reclamaciones de las Sociedades de Derechos de Autor. Pareció desaparecer del mapa, pero ahora vuelve a estar activa. No sabemos si durará mucho. Algo similar a lo que ocurrió con servidores míticos, como Fileserve. Su funcionamiento es especialmente atroz, limitando las descargas a un archivo por día, o puede que por unas horas, en función del humor del que se levante este cacharro. En activo desde 2009 y de origen holandés, nos da que pronto será enterrado en el cementerio de los servicios de almacenamiento, que crece día a día.

¿Megaupload 2.0?

Megaupload logo

Kim DotCom, el inefable creador de Megaupload, no se rinde y promete que este mítico servicio volverá tarde o temprano. Su nombre será Megaupload 2.0. Aunque con cambios con respecto al primero: también se piensa en que sea algo más parecido a Dropbox o Wetransfer que a lo que originariamente fue. Este infatigable (e inabarcable) emprendedor quería que la reapertura coincidiese con el quinto aniversario del cierre de la web original, que está a la vuelta de la esquina. ¿Reactivará las descargas directas, que están más de capa caída que nunca?

Mega, también creado por DotCom, que se marchó con cajas destempladas del proyecto, se ha convertido en el sistema de almacenamiento estrella, amén del preferido por los piratas (aunque a menor nivel que su antecesor). Pero ha limitado las descargas gratuitas. Hay muchos rumores de que podría cerrar en breve. ¿Las razones? No sabemos si porque de nuevo la todopoderosa industria del entretenimiento se las está haciendo pasar canutas o porque las descargas se han quedado definitivamente obsoletas. Netflix, Spotify y compañía nos proporcionan horas y horas de diversión a precios populares. En cristiano: Mega no es rentable. Posiblemente el fin definitivo de la descarga directa esté muy próximo.

5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio